El transporte marítimo es el más utilizado en el comercio internacional y el que soporta mayor flujo de mercancías. En concreto, supone el 80% de todo el transporte a niel mundial.

Todo ello se debe a las numerosas ventajas que aporta este tipo de transporte a las empresas. Aunque estas pueden variar dependiendo del sector y de la mercancías que se deseen transportar.

Entre ellas, podemos destacamos, principalmente, las siguientes ventajas del transporte marítimo:

Fletes más competitivos: es el medio más económico a la hora de recorrer grandes distancias.

Mayor variedad de productos y materias transportables: Es un transporte apto para cargar mucha más variedad de productos y mercancías como en el caso de líquidos, aceites, petróleos, etc.

Seguridad y estabilidad: Debido a su tamaño y robustez las condiciones medioambientales afectan en menor medida.

Volumen y capacidad de almacenaje de los buques

Cobertura y seguro: es un medio muy seguro puesto que casi la práctica totalidad de las entregas son realizadas en tiempo y forma.