Una empresa que presta servicio transitario es considerado un agente que actúa en nombre de los importadores, exportadores y otras empresas para organizar el transporte de mercancías de forma segura, eficiente y rentable.

Cuyas actividades principales se centra en:

  1. Asesoramiento en los costes de exportación, incluidos los gastos de flete, gastos portuarios, derechos consulares, costes de documentación especial, gastos de seguro y de gestión de las mercancías.
  2. Gestiones con los agentes de aduanas en el extranjero para asegurar que los bienes y documentos cumplen con las regulaciones de aduanas.
  3. Planificación de la ruta más apropiada para un envío, teniendo en cuenta el carácter perecedero o peligroso de los bienes, el coste, el tiempo de tránsito y la seguridad.
  4. Asesoramiento sobre el modo más adecuado de transporte de carga y realizar los trámites para empaquetar, estibar y cargar la mercancía;
  5. Reservar el espacio de carga necesaria en un buque, aeronave, tren o camión.
  6. Lleva las gestiones con los agentes de aduanas en el extranjero para asegurar que los bienes y documentos cumplen con las regulaciones de aduanas.
  7. Asesoramiento en la exportación de los costes, incluidos los gastos de flete, gastos portuarios, derechos consulares, los costes de documentación especial, los gastos de seguro y los gastos de gestión de mercancías.
  8. Preparación y presentación de la documentación requerida a la exportación, como el conocimiento de embarque y los documentos apropiados para el vendedor, el comprador o un banco pagador;

El transitario actúa como agente cuando cumple unas funciones en nombre de su cliente (exportador o importador) y siguiendo sus instrucciones. Contrata los servicios de terceros, que se ocuparán del embalaje, almacenamiento, transporte, manipulación y despacho de aduanas de la mercancía.

Cuando el transitario actúa como principal, cierra el contrato directamente con el exportador o el importador. Este último trata únicamente con el transitario, que emite una única factura por el importe total de los servicios prestados. Como principal, el transitario es, generalmente, responsable de los errores e incumplimientos de los proveedores de servicios subcontratados.

También es posible que el transitario llegue a acuerdos “híbridos”, en los que actúa como agente para ciertas funciones y como principal para otras.