El significativo crecimiento experimentado por el comercio internacional en la actualidad ha generado la necesidad de regular las transacciones internacionales e incluir papeles y certificados de obligado cumplimiento para el exportador e importador de la mercancía con la finalidad de asegurar la calidad y transparencia de estas actividades.

El Bill of Lading y el Sea Waybill son los dos documentos esenciales que garantizan el transporte marítimo, tanto a nivel nacional como internacional. En muchas situaciones generan confusión en su uso, sin embargo, cada uno cumple con unas funciones muy particulares.

El uno y el otro garantizan la seguridad y buenas prácticas en el transporte marítimo. La principal diferencia es que mientras que un Sea Waybill es en sí mismo contrato y recibo de la mercancía, el Bill of Lading cumple, también, una función de título.

La presentación de un Sea Waybill será acertada siempre y cuando exista confianza entre las partes, cuando el embarcador conozca bien el destinatario de la carga y tenga el pago asegurado.

El Bill of Lading, además de servir como contrato de transporte y recibo de las mercancías, tiene la utilidad de documento de título. Por su parte el Sea Waybill es la evidencia del contrato de transporte y el recibo de las mercancías, pero solamente cumple una función probatoria. De esta manera el porteador queda liberado con la entrega de la carga a la persona identificada en el documento.

Todas las empresas del sector logístico, trabajan día a día con este tipo de documentos que garantizan el éxito y la fiabilidad de las operaciones, con independencia del tipo de mercancía, su origen o destino.

Principales características

Bill of Lading:

  • Las empresas de transporte o el capitán del buque, son los encargados de emitir el Bill of Landing, o conocimiento de embarque en castellano.
  • La propiedad de la mercancía transportada recae sobre el poseedor del documento, el cual será el que pueda retirar la mercancía en el puerto de destino.
  • Se utiliza como recibo de las mercancías embarcadas en el buque y el estado en el que se encuentran las mismas.
  • Prueba la existencia de un contrato de transporte.
  • Es negociable y admitido en entidades bancarias como título de crédito.

Sea Waybill:

  • Cuando la carga es embarcada, el expedidor o remitente recibe este documento únicamente como referencia. En este caso ni el expedidor ni el importador están obligados a entregar nada adicional a la empresa de transporte, por lo que la carga es liberada tan pronto como esté disponible en puerto.
  • Es utilizado cuando el expedidor toma la decisión de liberar su control sobre la carga inmediatamente, es decir, que la mercancía pueda ser entregada a la persona identificada en el documento, sin que ésta tenga que presentar documento alguno para reclamar la carga.
  • Es recomendable utilizar un Sea Waybill cuando el embarcador conoce bien al destinatario de la carga, en el caso de que la mercancía no será comercializada durante su transporte o si es pagada a una cuenta con crédito aprobado.